Como ya se anunció hace un mes, la Federación Española de Piragüismo se veía obligada a hacer frente a una nueva moción de censura contra el equipo directivo actual. Pedro Pablo Barrios, 8 meses después, abandona el cargo de Presidente de la RFEP, dando paso al bronce mundialista y doble subcampeón continental, Javier Hernanz.

Tras un ciclo lleno de polémica, destacando los continuos cambios en las normas del selectivo, la formación del equipo K4, la falta de transparencia en los criterios, incluso criticada por varios deportistas públicamente, o la llegada a la prensa de diferentes malentendidos entre compañeros, son algunas de las trabas que han manchado la trayectoria de uno de los deportes punteros en el medallero de nuestro país. Barrios llegó al cargo el pasado mes de febrero, sustituyendo a Juan José Román Mangas.

A pesar de salir de la cita olímpica con tres medallas (2 en sprint y 1 en slalom), el resultado final dejó con un sabor agridulce a muchos aficionados y entendidos en la disciplina por las opciones que se podrían haber llegado a materializar.

Hasta siete Federaciones Autonómicas (Asturias, Baleares, Cantabria, Ceuta, Galicia, Madrid y País Vasco), junto a una gran cantidad de clubes, piragüistas y miembros técnicos, han puesto en común la parte crítica que ha llevado a la moción de censura resuelta hoy con 57 de los 66 asambleístas presentes votando a favor de Hernanz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.