El hispano-neerlandés Olaf Wildeboer será su entrenador tras el distanciamiento con Fred Vergnoux

Recuperada por completo de su lesión – y anímicamente más fuerte que nunca – Mireia Belmonte (31) ha confirmado que se preparará hasta final de temporada en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat. En los pasados Juegos de Tokio, la nadadora badalonesa se quedó a tan solo 23 centésimas de la medalla de bronce en 400 estilos. Habría sido su quinta medalla olímpica, pero se quedó a las puertas.

Mireia decidió otorgarse un periodo de descanso y en una entrevista en El País declaró que tras los Juegos Olímpicos, el hombro dejó de dolerle tanto y que su objetivo era “que el músculo recuerde cómo se nada”.

El aplazamiento de los Mundiales tiene connotaciones negativas para la mayoría de nadadores, pero en el caso de Mireia le concede cierto margen para estar presente en el Europeo de verano. Tras finalizar su vinculación con Vergnoux, Belmonte no tenía un plan establecido. Vislumbrado su futuro a corto plazo, se preparará con Wildeboer con la intención de seguir compitiendo al máximo nivel.

Mireia no había renovado la beca en el CAR para esta temporada y manifestó que esperaba que la Federación le echase una mano en la búsqueda de un nuevo entrenador. Finalmente, la RFEN le ofreció volver al CAR y tras la noticia del aplazamiento de los Mundiales, decidió aceptar la oferta.

El Open de España (abril) es el objetivo más cercano para Belmonte, pues le servirá para clasificarse al Campeonato de Europa del mes de agosto.

La catalana tendrá una segunda bala en la recámara: el Gran Premio Ciutat de Barcelona (junio). Un margen amplio y dos competiciones por delante para lograr mínimas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.