Año 2010. Campeonato del Mundo Junior. En un documento policial, se cita como el viaje a dicho evento se facturó hasta en dos ocasiones. Mismo hecho con otros torneos, con destino real en una ciudad y con países totalmente distintos en los detalles de la facturación. Un año antes, en 2009, todas las conductas sospechosas e irregulares que, a día de hoy, parece que se confirman, comienzan a ser investigadas.

Jesús Castellanos, actual presidente de la RFET, fue reelegido hace apenas diez días como vicepresidente de la Federación Europea de Taekwondo. El directivo alicantino, hombre con poder en el mundo de su deporte, no ha dejado de excusarse y defenderse durante todos estos años. Según el diario El Confidencial, el último informe de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional (UDEF), pone más que en duda la capacidad de gestión de la RFET. Injustificación de ayudas, blanqueo, retención de sobresueldos irregulares en B, invención de facturas y proveedores, cobro posterior de dichos organismos, o incluso, gastos y pérdidas económicas que nunca salieron de sus cuentas, como el pago de varias concentraciones veraniegas o algunos costes derivados de distintas competiciones.

Castellanos, sin embargo, no ha perdido la compostura todo este tiempo atrás y, en su defensa, todas estas acusaciones las resume en “fallos y despistes administrativos, además del rencor del líder de la oposición, Eugenio Granjo”. La UDEF, por otra parte, lo tiene cada vez más claro. El último documento oficial extrae las conclusiones de los primeros delitos por los que el actual presidente de la RFET fue interrogado hace 5 años. Además, el camino se bifurca en dos vías aptas para ser acusadas de ilegales: desvío de dinero público y hacer uso de fondos y recursos de la propia Federación. No ha sido un trabajo sencillo para la UDEF, organismo que tras varios años de trabajo parece llegar a una clara conclusión: “Ha habido una más que evidente práctica generalizada; han usado documentos, facturas y recursos ante el CSD que no se corresponden con la realidad económica de la Federación”. Muchos más son los detalles que agrandan la lista de presuntos delitos en los que podría haber caído la RFET todo este tiempo (fraudes con dietas, facturas injustificadas o indemnizaciones ilegales que terminaban en algunas nóminas que, mes a mes, eran cada vez más grandes).

No obstante, todavía se habla de “presuntas” irregularidades puesto que el juez aún no se ha pronunciado, si bien es cierto que la propia UDEF parece haber llegado a un claro final del camino.

Federación Española de Taekwondo

UDEF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.