En los últimos días se han oficializado novedades referentes al primer Grand Slam del año, el Open de Australia, que se celebrará a mediados de enero de 2022. En el país oceánico las medidas de prevención del coronavirus se mantienen estrictas… y la gran competición de tenis en el continente también se verá afectada.

Por un lado, el Gobierno de Australia ha impuesto la vacunación obligatoria contra el coronavirus, con la pauta completada, para poder participar en el torneo. Una medida que podría afectar a grandes nombres del tenis, como Djokovic, nº1 del ranking ATP, o Aryna Sabalenka, nº 2 del ranking WTA, quienes se han mostrado en varias ocasiones contrarios a la inoculación de la vacuna contra el coronavirus. Al margen de esta medida, las novedades más llamativas se encuentran en la fase de clasificación del torneo. Normalmente esta previa se disputa en las mismas pistas del torneo y unos días antes del inicio de la fase final. Sin embargo, en 2022 no será así. La fase previa del Open de Australia se disputará en Asia — en Dubái el circuito WTA y en Abu Dabi el circuito ATP. Además, no se celebrará a mediados de enero, sino que serán antes de Navidad, sobre el 18 de diciembre.

Esto, para empezar, afectará en las vacaciones y la pretemporada de los tenistas. Y es que, oficialmente, la temporada en el circuito ATP finaliza a principios de diciembre, con la final de la Copa Davies. En el circuito WTA la situación empeora, ya que la temporada concluye a mediados de diciembre. Esto se traduce en que los tenistas que acudan a esta fase previa, no podrán gozar del mes de vacaciones habitual de finales de año. Además, tampoco tendrán torneos de pretemporada en los que poder prepararse física y mentalmente después de esas cortas vacaciones.

Por último, los tenistas que disputen la fase previa no podrán volver a sus casas durante las vacaciones de Navidad, ya que, tras esta fase previa, irán directamente a Melbourne donde habrá una burbuja de jugadores para que no tengan ningún contacto con gente externa. Esta “cuarentena” también deberán pasarla los deportistas que acudan directamente a la fase final, aunque con plazos más permisivos.

Roberto Carballés, Bernabé Zapata, Rebeka Masarova o Cristina Bucsa, son algunos de los tenistas españoles que podrían verse afectados por estas medidas en la fase previa del Abierto de Australia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.