Fátima Gálvez fue la protagonista del directo de anoche en nuestro canal de Twitch. Una «tiraora» que consiguió la medalla de oro olímpica en la prueba de foso olímpico por equipos mixto, junto a Alberto Fernández, en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, una prueba que desaparecerá del calendario olímpico en París 2024. Además de ese campeonato olímpico, cuenta con un extenso palmarés con hasta 5 medallas mundiales y 8 europeas. Una de las mejores de la historia española.

Según comentó, esta última medalla era una de las que le quedaban por conseguir, lo cual fue complicado. «Hubo mucho nivel en Tokio. Sabíamos que podíamos luchar por las medallas, pero no nos imaginábamos lograr el oro», explicó Fátima Gálvez. Tanto Alberto, como ella misma, completaron una gran competición, aunque, según desveló Fátima, la prensa y algunos miembros del sector del tiro deportivo cuestionaron la actuación de la tiradora en la final. «La gente me preguntaba: ¿Qué pasó en la final? Es la única final que se ha visto en los últimos cinco años, por lo que las que hemos ganado no se han seguido», concluyó. Fátima aseguró que acusó problemas físicos como el cansancio tras tantos días de competición.

Para conseguir la presea tuvo que llevar a cabo un gran trabajo en el sentido físico y técnico, pero también mental. Finalizó los Juegos Olímpicos de Río 2016 en cuarta posición en la categoría individual, lo que le hizo recurrir a ayuda psicológica. Según comentó, la siguiente temporada fue dura, ya que «aunque en los Juegos compites contra las mismas tiradoras de siempre, es una competición especial» y seguía tocada mentalmente. De hecho, no fue hasta 2019, cuando consiguió la plaza para Tokio, momento en el que dio el golpe sobre la mesa necesario para encarar esta competición. Además, el golpe final a esta recuperación anímica fue la pandemia, que le vino como anillo al dedo para descansar mentalmente.

Sin embargo, en Tokio tuvo otro traspié. «Yo iba mentalizada en poder conseguir la medalla a nivel individual, pero no pudo ser. Pero tras la prueba hablé con mi psicóloga y comentamos que estaba compitiendo bien y consiguiendo resultados. Al final no se puede dejar una competición por un momento puntual», explicó.

Por otro lado, hace 16 años, tras ser campeona del mundo junior, Gálvez ya demandaba más visibilidad para este deporte, líder en fichas federativas. Sin embargo, al ser cuestionada por si habían cambiado las cosas contestó que sigue siendo necesario continuar creciendo. «Aún se nos considera como un deporte muy minoritario», lamentó. De hecho, al igual que nos desveló Erik Noya (subcampeón del mundo de escalada) hace unas semanas, el haber vuelto a casa con una medalla olímpica no ha hecho que los patrocinadores que se interesen por ellos. Señala, además, a algunos medios de comunicación que protagonizaron anécdotas un tanto decadentes: «Nos hicieron una entrevista después de los Juegos y lamenté que no éramos un deporte reconocido por los medios, a lo que el periodista me contestó que teníamos que ganar más».

En la entrevista también hubo tiempo de repasar la actualidad del tiro deportivo en España. A pesar de que tras los Juegos de 2016 la Federación Española de Tiro Olímpico entró en crisis, la situación es, a día de hoy, más que positiva. De hecho, en la categoría junior finalizó este pasado fin de semana el Campeonato del Mundo, donde los representantes españoles consiguieron un ilusionante botín de cinco medallas. Por esta razón, la tiradora andaluza le augura un gran futuro a esta generación. ¿La clave del éxito? Para Fátima tiene una gran importancia el hecho de que existan referentes nacionales de nivel, pero, además, también ayuda que se preparen programas y charlas en los colegios «para que el deporte no caiga en el olvido».

Y es que, lamentablemente, hay padres a los que el hecho de que sea un deporte practicado con armas les frena. Pero Fátima Gálvez les manda un mensaje: «El tiro deportivo es tan peligroso como una partida de ajedrez», a lo que añada que hay que distinguir entre armas de guerra y armas deportivas. Peor está en el caso de las jóvenes que quieren iniciarse, ya que hay padres que aun piensan que es un deporte de hombres. En este sentido, Fátima tiene clara su función: «Tengo que alzar la voz para que las nuevas deportistas no tengan las dificultades que tuve yo».

Por último, repasó sus objetivos a corto plazo. Para empezar, se le podrá volver a ver competir en 10 días en la President’s Cup, en Chipre. Aunque afirma que no ha podido entrenar tanto como le habría gustado, irá a por todas y le servirá, sobre todo, para ver cómo está de cara a la siguiente temporada, cuando tendrá lugar el Mundial en el que se repartirán las primeras plazas olímpicas.

Estas son las valientes y sinceras reflexiones que dejó Fátima Gálvez en nuestro canal de Twitch. Una tiradora que acaba de conseguir una medalla de oro en unos Juegos, sin patrocinadores, y con las ganas intactas de conseguir una medalla individual en París 2024.

Ver la entrevista completa

Federación Española de Tiro Olímpico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.