Lucas Mondelo abandonó su cargo como seleccionador del equipo femenino de baloncesto tras los Juegos de Tokio. Un despido, según la Federación, procedente, motivó el cese del técnico que llevó a nuestras chicas a colgarse la medalla de plata en Río 2016.

No conforme con la decisión, el ex-entrenador nacional alegó su derecho de cobrar los tres años que le quedaban de contrato; la FEB, justificando su cese como procedente debido a las conductas denunciadas públicamente por varias jugadoras, no cedió ante tal propuesta concluyendo el asunto en un juicio que debía haberse celebrado hoy.

Ambas partes, citadas en un principio este mediodía, han llegado a un acuerdo para que finalmente dicho juicio no se lleve a cabo. Mondelo recibirá una indemnización correspondiente a uno de los tres años de contrato que le restaban, si bien es cierto que su inicial petición de ser readmitido en el puesto no se efectuará.

De esta forma, la Federación, hoy representada por Jorge Garbajosa, presidente desde julio de 2016, y la abogada de Mondelo, han acercado posturas en el primer capítulo de esta más que sonrojante época que está viviendo el baloncesto español.

Aún queda pendiente el juicio civil contra las jugadoras, tras las demandas presentadas hace varias semanas por el propio Lucas Mondelo. El ex-técnico nacional reportó por falsas acusaciones a Marta Xargay y Anna Cruz, después de que ambas baloncestistas denunciaran a través de sus redes sociales un maltrato continuado durante sus temporadas en la selección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.