Sigue el culebrón Djokovic en Australia. En la pasada madrugada se llevó a cabo el juicio en el que se decidiría si, como el Gobierno australiano pretendía, quedaba anulado el visado de Djokovic o, por el contrario, si el serbio podría entrar al país.

Sobre las 7:30 de la mañana hora española se conocía la decisión final: Djokovic ganaba el juicio. Durante el mismo, el juez realizó comentarios favorables al tenista: «¿Qué más podría haber hecho este hombre?», que se asemejaban a las frases reproducidas por la defensa. Sus abogados basaron su declaración en que Djokovic mostró todas las pruebas necesarias previamente a su entrada, incluso algunas que no eran obligatorias. Por su parte, el Gobierno seguía avisando sobre el riesgo que suponía la presencia de Djokovic en el país para la salud del pueblo australiano.

En las últimas horas, rumores de que había sido puesto en libertad para volver a ser detenido se han propagado por las redes sociales. No obstante, según el periodista José Manuel Amorós, el entorno de Djokovic habría negado estos hechos.

Tras la decisión, parece que el futuro de Djokovic a corto plazo pasa por disputar el Open de Australia, cuya fase previa ya está en marcha. A pesar de que el juez falló en favor del serbio, el Ministro de inmigración australiano, Alex Hawke, puede desoír la resolución judicial y vetar, él mismo, la entrada del tenista en territorio australiano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.