El Gobierno australiano rechazó el visado de Novak Djokovic esta misma noche, negándole así la entrada al país y obligándole a volver a Europa sin poder participar en el primer Grand Slam del año. Sin embargo, en las últimas horas se ha conocido que los abogados del actual número uno del mundo han presentado un recurso para intentar que el tenista sea admitido por la vía legal y pueda competir en el Open de Australia.

La justicia del país oceánico declinó la entrada de Djokovic a pesar de tener una exención médica que le permitía jugar el torneo sin estar vacunado, regla que durante estos meses parecía ser básica para poder inscribirse. Mucha ha sido la polémica surgida desde que se conoció la decisión de la organización del Grand Slam: aceptar a Novak como uno más. A la llegada al aeropuerto de Melbourne, el tenista balcánico sufrió un importante revés al ser declinado su visado y sufrir una detención que, en un principio, le obligaba a ser deportado a Serbia.

La reacción de su país no se ha hecho esperar y hasta el propio presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, ha mostrado públicamente su apoyo: “Vamos a luchar hasta el final por Novak, todos estamos con él y estamos haciendo lo posible para que todo el acoso que está sufriendo termine de inmediato”.

Según el diario The Guardian, la audiencia que decidirá la aceptación o el rechazo del visado ha quedado aplazada hasta el lunes. Djokovic tendrá que guardar cuarentena en el Park Hotel de Melbourne, lugar al que ha llegado esta misma noche aclamado por una serie de fans locales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.