Los éxitos del tenis español en 2022 no cesan. Carlos Alcaraz logró en la tarde de ayer un hito a la altura de, tan sólo, dos jugadores en toda la historia: ganar su primer Masters 1000 con menos de 19 años.

El joven murciano superó ayer a Casper Ruud en la final de Miami, consiguiendo, de esta forma, ser el primer tenista masculino español en ganar el campeonato. Y es que, si el año pasado fue el de explosión, esta temporada está siendo la de su confirmación, ya que, tras el triunfo, Alcaraz es 11º en el ranking ATP y 2º en la Race a las ATP Finals. Es decir, es el segundo mejor tenista de lo que llevamos de año, solo por detrás de Rafa Nadal.

Alcaraz empezó la competición en 2ª ronda, gracias a un bye en la primera por su posición en el ranking mundial. Lo cierto es que en ninguna fase ha tenido un rival sencillo. En su primer partido se enfrentó a Fucsovics, a quien superó con autoridad en poco más de una hora. Posteriormente, para meterse de lleno en los octavos de final, superó al siempre complicado Cilic, a quien ganó con un doble 6-4.

En los cuartos de final maravilló a todos y presentó su firme candidatura para el título. Como ya ocurrió el año pasado en Indian Wells, “Carlitos” venció al griego Tsitsipas, N5 del ranking mundial, y demostró al mundo del tenis que Alcaraz no es el futuro, sino que ya es presente. Asombró a todos los aficionados con sus globos, dejadas y, en general, su amplia variedad de golpes pese a su corta edad.

Con esta victoria y decidido a conseguir el título se vería las caras con Kecmanovic, otra joven figura que estaba siendo la sorpresa del torneo. De hecho, este fue su partido más complejo. El tenista español ganó en el tie-break definitivo y admitió posteriormente al partido que su rival era el merecedor de la victoria.

Alcaraz jugaba por segunda ocasión consecutiva unas semifinales de Masters 1000, esta ocasión ante Hurkacz, el que, hasta la tarde de ayer, era el vigente campeón del torneo. A pesar de su mal inicio, algo realmente común en sus partidos, el murciano doblegó al polaco en dos sets.

Por último, en la final se enfrentaba al noruego Casper Ruud, quien, curiosamente, también jugaba su primera final en un torneo de esta categoría. El guión del partido fue similar al de la semifinal. El español comenzó perdiendo los tres primeros juegos para después arrollar a su rival con una autoridad notoria.

Ahora, tras esta épica victoria, Alcaraz afronta la temporada de arcilla estando en todas las porras como candidato a ganar los torneos más importantes. Esta primera semana de competición descansará y, a partir de la que viene, competirá en el Masters 1000 de Mónaco como cabeza de serie tras la baja del italiano Berrettini.

Tenis – Noticias y calendario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.